martes, 16 de marzo de 2010

Diez acciones para promover las vocaciones

1.- Reza diariamente por el incremento de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Recuerda las palabras de Jesús: “Pedid y se os dará”, “rogad al dueño de la mies que envíe trabajadores a su viña”.

2.- Invita expresamente a niños, adolescentes y jóvenes a que se planteen la vocación. Es una invitación provocadora y fascinante.

3.- Haz atrayente la vida sacerdotal, tanto si eres sacerdote como si eres laico. Muestra la belleza del sacerdocio con tu vida, con tu fidelidad y ardor apostólico si eres sacerdote; con tu aprecio, colaboración y promoción de la vida y del ministerio del sacerdote si eres laico.

4.- Vive con alegría tu condición de consagrado. Muestra que merece la pena seguir más de cerca de Jesús. Transmite con tu testimonio que la pobreza es riqueza, que la castidad es fecundad y que la obediencia es libertad.

5.- Habla de las vocaciones, conoce y divulga historias vocacionales, fomenta una cultura vocacional, apoya afectiva y efectivamente a quienes están en camino de consagración o del sacerdocio, acompaña a los sacerdotes y a los consagrados.

6.- Vive la fe, practica y ejercita la fe cristiana, lleva a en tu vida su verdad y su belleza y comunícaselo así a los demás.

7.- Se cristiano de esperanza y de caridad. Tu fe se avalará y se coronará con la caridad y se nutrirá y se consolidará con la esperanza, a su vez, fuente de esperanza para los demás.

8.- Entra en el silencio, escucha el silencio. Dios habla en el silencio. Pregúntale a Dios en el silencio sonoro de la oración.

9.- Se un buen discípulo para ser testigo y apóstol. Nadie da lo que no tiene. Llénate de Dios y después lo darás a manos llenas, a corazón repleto. El buen discípulo sigue al Señor más de cerca. ¿Por qué tú no?

10.- ¡Hazlo! Da el paso, anímate, pruébalo al menos. Merece la pena


* Decálogo adaptado al publicado por padre David Tours, director en funciones de la Comisión Episcopal del Clero, Vida Consagrada y Vocaciones en la Conferencia Episcopal de Estados Unidos de América.

Escrito por Ecclesia Digital