jueves, 20 de mayo de 2010

El 60% del profesorado de Religión, partidario de una cultura religiosa obligatoria

Estudio "Protagonistas de la clase de Religión", elaborado por el director de la revista Religión y Escuela, Carlos Estaban

El 39,3 % de los profesores de Religión cree que ésta debería tener un enfoque "no confesional" y ser "obligatoria", y un 75,5 % piensa que los que no elijan la asignatura confesional tendrían que cursar una materia alternativa en "igualdad" de condiciones académicas.

Comparten esta última idea el 79,1 % de las familias con hijos matriculados en clases de confesión católica y el 57,2 % de los alumnos, según el estudio "Protagonistas de la clase de Religión", elaborado por el director de la revista Religión y Escuela, Carlos Estaban, y publicado por la Fundación SM.

El informe, presentado hoy, se basa en cuestionarios respondidos por 433 profesores de Religión de centros públicos, privados y privados concertados, 2.182 familias y 3.808 alumnos, el 75 % de enseñanzas obligatorias y el resto de Bachillerato.

En términos generales, la asignatura confesional de Religión es voluntaria y evaluable en estos momentos, aunque no computa para el acceso a la universidad o para las becas, ni tiene materia alternativa obligatoria.

Según los últimos datos de la Conferencia Episcopal, una media del 72,1 % cursa Religión en Infantil, educación obligatoria y Bachillerato, sobre todo en Primaria (81 %).

Entre otras respuestas del profesorado, el 59,6 % es partidario de una cultura religiosa obligatoria.

El 16 % piensa que la asignatura acabará desapareciendo de las escuelas, aunque sólo el 6 % la considera un "privilegio" eclesiástico de tiempos pasados.

Por el contrario, el 92,4 % cree que es un "derecho fundamental" de los padres y el 91 % la defiende como "necesaria", pero no llegan a la mitad (43,9 %) los que consideran que la Iglesia aprecia suficientemente su trabajo.

Se sienten más valorados por la Iglesia los de la escuela pública (62,4 %) que los de la privada y privada concertada (38,8 %).

En cuanto a sus características, el 90,3 % de los profesores cree que debe llevar una vida "coherente" con la moral que transmite y el 73 % considera necesaria la fidelidad a la Iglesia.

El 80,8 % asegura que dispone de la declaración eclesiástica de idoneidad para dar clase, mientras que el 16,9 % carece de ella.

El 37,2 % opina que la inspección de la clase de religión corresponde a la Iglesia y el 28,2 % dice que a las administraciones educativas.

El 79,4 % de las familias piensa que la clase de Religión es buena por sus valores y aproximadamente la mitad niega que sea un privilegio de la Iglesia, pero el 56,4 rechaza que sea obligatoria y algo menos pide que trate todas las religiones.

El 77,4 % cree que los docentes deben ser creyentes, aunque el 45,1 % dice que la práctica religiosa en su familia es "poco habitual".

El 60 % de los padres elige la clase de Religión sin consultar a los hijos en Primaria y el 42 % en Secundaria.

El 42,5 % no cree que el carácter religioso de un centro deba implicar la obligatoriedad de la clase confesional para sus alumnos.

Sobre otras cuestiones, el 80,4 % de las familias está de acuerdo con que los padres tienen la libertad de elegir la educación de los hijos; el 47,6 % no piensa que el sistema educativo funcione bien en términos generales y el 66,8 % cree que la mejora educativa pasa por un pacto de los políticos y los agentes sociales.

Entre los alumnos, el 51,3 % no está de acuerdo con que la asignatura sea obligatoria, ni la consideran entre las tres más importantes (Matemáticas, Lengua e Inglés).

Sin embargo, el 48,3 dice que la clase de Religión le sirve para diferenciar el bien del mal; el 42,3 % que le ayuda a ser más tolerante y sólo el 19,2 % está claramente de acuerdo con que implica un riesgo de manipulación de la conciencia.

Entre otras cuestiones, el 59,7 % de estos estudiantes no cree que la homosexualidad sea algún problema, aunque el 20,3 % sí lo piensa; el 62,1 % señala que los inmigrantes tienen los mismos derechos que los españoles, pero el 18,4 % no lo ve así.

El 27,8 % cree que el aborto no tiene justificación, aunque el 45,1 % no está de acuerdo con esta afirmación. (RD/Efe)