martes, 15 de junio de 2010

Estrasburgo considera discriminación no ofrecer alternativa a la clase de religión

Hay que respetar "la esencia misma del derecho del alumno a no manifestar su religión"

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó hoy a Polonia por no ofrecer a un alumno la posibilidad de estudiar Ética como alternativa a la clase de Religión y dejar en blanco la casilla del boletín de notas.

En la sentencia, el Tribunal de Estrasburgo dictaminó que Polonia violó el artículo 14 (Prohibición de la discriminación) conjuntamente con el 9 (Libertad de pensamiento, conciencia y religión) del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Los padres de Mateusz Grzelak, nacido en 2001 y residente en Sobótka, se quejaron del "acoso y discriminación" que había sufrido su hijo por no asistir a clase de Religión y tener en blanco la casilla de notas de la asignatura "Religión/Ética".

Declarados como agnósticos, los Grzelak entendían que la no habilitación de la clase de Ética para el único alumno que no había optado por Religión en su curso de la Escuela de Primaria suponía una discriminación.

En su demanda, los padres, demandantes junto a su hijo, incidieron en que éste último había sido ridiculizado por sus propios compañeros por el hecho de no asistir a clase de Religión y tener en blanco la nota de la asignatura.

La sentencia considera que la actuación del colegio fue "una forma de estigmatización injustificada del alumno" y recuerda que la libertad de pensamiento, conciencia y religión "es una de las bases de la sociedad democrática".

Según el Tribunal de Estrasburgo, se debe respetar el derecho de los estudiantes "a no ser obligados, siquiera indirectamente, a revelar sus creencias religiosas o la carencia de las mismas".

En este sentido, la Sala del Tribunal, presidida por el juez británico Nicolas Bratza, afirma que las creencias religiosas, "no constituyen información susceptible de ser usada para distinguir a los ciudadanos en sus relaciones con el Estado".

Por ello, la sentencia estima que los tribunales polacos "se excedieron en su margen de apreciación", ya que infringieron "la esencia misma del derecho del alumno a no manifestar su religión o convicciones".

Para Estrasburgo, el hecho de que Mateusz no tuviera nota de Religión/Ética "tiene inevitablemente una connotación específica y distingue a los alumnos" de aquellos que sí tienen nota en esa asignatura.

El Tribunal "no está convencido" de que la diferencia de trato entre no creyentes que optan por la clase de Ética y alumnos que siguen las clases de Religión, "estuviera justificada de modo objetivo y razonable".

Los demandantes habían solicitado una indemnización de 150.000 euros por daños morales "por el sufrimiento y angustia causados por la discriminación". El Tribunal considera que "constatar la discriminación constituye una indemnización suficiente". (RD/Efe)