viernes, 11 de junio de 2010

La patronal insta a los concertados a saltarse la norma sobre Religión

La patronal de los centros concertados Escuelas Católicas de Andalucía ha recomendado a sus centros que incumplan las instrucciones dadas por la Consejería de Educación sobre la asignatura de Religión. Esta asociación, en la que están representados 417 centros concertados, considera que no están "obligados" a ofrecer alternativas a la enseñanza de esta asignatura, según señaló ayer Francisco José González, secretario regional de esta organización. Según su razonamiento, los padres que deciden matricular a sus hijos en estos colegios conocen el ideario católico del centro.

González sí reconoció que han hecho algunas excepciones en este asunto: "Donde somos la única oferta educativa, sí hemos sido sensibles y se ofertan otras actividades". Sin embargo, la Consejería de Educación afirmó ayer que todos los centros sostenidos con fondos públicos, también los concertados, siempre "están obligados a ofrecer religión o alternativas a religión".

Las instrucciones sobre el proceso de matriculación de esta asignatura que Educación está trasladando a los centros establecen que los colegios e institutos deben informar a los padres o al alumno si es mayor de edad de que se oferta "la enseñanza de Religión católica, la de aquellas otras confesiones con las que el estado tiene suscritos acuerdos y [en el caso de Secundaria] Historia y cultura de las religiones". "Dichas instrucciones no son de aplicación en nuestros centros", responde Escuelas Católicas en una circular que ha enviado a los directores de los colegios concertados.

La Consejería de Educación, además, señala en sus instrucciones que los padres "que quieran manifestar voluntariamente su deseo de cursar enseñanzas de religión lo harán cumplimentando" un impreso que entregarán con la matrícula. Sin embargo, la patronal sostiene que no es necesario: "Puesto que los padres conocen el carácter propio del centro y su ideario, existe una presunción de que asistirán a la clase de Religión católica, sin que sea necesario el ejercicio de opción alguna para ello". En el caso de que algunos progenitores manifestaran que su hijo no asistirá a esta asignatura, la patronal señala que "se les deberá informar de que el centro tiene un ideario cristiano, por lo que la Religión no sólo ocupa los espacios dedicados a ella en el horario lectivo, sino que se trata con un carácter transversal".

Escuelas Católicas también recuerda a sus centros asociados que no están obligados a impartir clases de religión evangelista, musulmana o judía. Los convenios firmados con estas tres confesiones para estas materias se enseñen en los centros fijan que se deberán impartir en los concertados, eso sí, siempre que "no entre en conflicto con el carácter propio del centro".

El conflicto por esta asignatura viene de lejos. Los alumnos que no cursan Religión suelen pasar el tiempo sin recibir una asignatura alternativa. Sólo en Secundaria existe una alternativa clara para esta clase: Historia y cultura de las religiones. El curso pasado, otra patronal católica, Cece, negó que los concertados estuvieran obligados a impartir esta materia. Entendían que en la asignatura "se estudia la religión desde una perspectiva no acorde con el propio ideario del centro".

Tomado de EL PAÍS.