lunes, 7 de junio de 2010

Palabras del Delegado Diocesano de Enseñanza en el XI Encuentro anual del profesorado de religión en Centros Públicos

Buenos días.

Comenzamos este XI Encuentro Anual del Profesorado de Religión en Centros Públicos con el que este año vamos a clausurar el curso académico 2009-10.

Todos sabéis las trabas puestas por la Delegación Provincial para la realización de este encuentro en un día lectivo como era habitual en los últimos años y tendremos que tomar nota para años venideros. Por eso esta convocatoria en sábado que consideramos excepcional.

Nuestro encuentro anual siempre ha estado en relación con la celebración por la Iglesia de algún acontecimiento y este año no podía ser menos dada la importancia del tema.

Benedicto XVI anunció el 16 de marzo de 2009 que para favorecer la “tendencia de los sacerdotes a la perfección espiritual de la que depende sobre todo la eficacia de su ministerio, he decidido que se celebre un especial Año Sacerdotal del 19 de junio de 2009 -Sagrado Corazón de Jesús y Jornada para la santificación sacerdotal- al 19 de junio de 2010”. Este año “se conmemora el 150 aniversario de la muerte del santo cura de Ars, Juan María Vianney, verdadero ejemplo de pastor al servicio del rebaño de Cristo”. Año Sacerdotal que convocó en su carta de 16 de junio de 2009 para “contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes”, y “para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo”

Por eso el tema de nuestro encuentro se halla en relación con dicha convocatoria y nos hará reflexionar sobre el sacerdocio de Cristo en su doble vertiente universal y ministerial.

También vamos a aprovechar este encuentro que se ha programado de forma distendida para la convivencia con los compañeros y para echar un vistazo al curso que ha pasado, recordando las actividades realizadas y la labor de toda la Delegación. Un curso que se ha desarrollado con normalidad sin que haya que destacar incidente alguno.

Contaremos con la presencia del Sr. Obispo que tendrá la oportunidad de dirigirse a todos nosotros ahora que concluye su primer año de episcopado como lo hizo en su primer encuentro con el profesorado en el pasado septiembre.

Aprovechamos este momento para agradecer públicamente la labor realizada por todos los profesores de religión, y especialmente a nuestro compañero Jesús España que se jubila. Desde aquí nuestro mayor agradecimiento deseándole que en su nueva situación siga trabajando por la extensión del Reino de Dios desde su carisma franciscano. Por supuesto será bienvenido a nuestros encuentros.

Ahora que se acerca su relevo queremos aprovechar la ocasión para agradecerle a Pepe Palomas, Vicario de Pastoral, las veces que ha estado con nosotros y su preocupación por todos los temas de enseñanza y yo personalmente por la posibilidad de haber trabajado con él y la cantidad de buenos consejos que me ha dado. También será bienvenido a nuestros encuentros si tiene a bien asistir. Y a su sucesor, mi buen amigo Diego Valle, ofrecerle desde aquí nuestra colaboración y ayuda en su tarea y pedirle el consejo y ayuda cuando nos sea necesaria. Que Dios le ayude en la tarea que va a comenzar.

Y no debo dejar de agradecer nuevamente en nombre de toda la Diócesis el trabajo que realizáis como profesores de religión enviados de la Iglesia a esa primera línea de evangelización, único lugar donde muchos niños y jóvenes oirán hablar de Jesucristo y su mensaje. Es verdad que tenemos un importante porcentaje de alumnos que cada año eligen nuestra asignatura e incluso nos encontramos bastante por encima de la media nacional, pero no es menos cierto que, aunque mínimamente, ese porcentaje disminuye cada año. Por ello no debemos bajar la guardia y hacer lo posible porque el número de alumnos de religión aumente y pueda llegar a más niños y jóvenes el mensaje que en nombre de la Iglesia transmitimos.

Transmitiros el saludo de la Delegada Diocesana de Cádiz y Ceuta que nos ha acompañado en otras ocasiones y que por motivos de agenda no ha podido estar hoy con nosotros.

Por último agradecer la colaboración que para la realización de este encuentro nos han prestado las editoriales SM, Anaya, Guadiel-Edebé, Casals y Edelvives.

Con esto damos paso a la intervención de D. Carlos López Segovia que sin dudarlo un momento accedió a compartir con nosotros este tema de “El Sacerdocio de Cristo: un Sacerdocio Universal y Ministerial”. De Carlos decir en primer lugar que es un amigo, he tratado con él como secretario de D. Juan del Río y en la actualidad como párroco de Ntra. Sra. del Carmen y San Marcos de El Puerto de Santa María. Dr. en Derecho Canónico es además de párroco, Juez del Tribunal Eclesiástico. Sabéis que no somos amigos de presentaciones largas ni rimbombantes por eso solo dos palabras: gracias por aceptar este reto y siéntete como en tu casa.

Tiene la palabra D. Carlos López.

Juan Ortega Álvaro.
Delegado Diocesano de Enseñanza.
Obispado de Asidonia-Jerez.