martes, 13 de julio de 2010

Jóvenes misioneros tomarán las calles y playas de España

Llegados de Francia, enseñan cómo dar un testimonio en 3 minutos y evangelizar a personas alejadas de la fe.


Por tercer verano consecutivo, los jóvenes del movimiento católico francés Anuncio saldrán a evangelizar por las calles y playas, pero esta vez lo harán también en España, y con la participación de jóvenes españoles. Anuncio anima, además, a que algunos se tomen un año sabático, dedicado a la evangelización y a formarse en el servicio como misioneros. Esperan contar con 800 jóvenes el año que viene en los días previos a la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid (JMJ), recorriendo las calles y pueblos de España.

Marine Sornay, la representante de Anuncio en España, invita a todos los católicos a vivir la experiencia de evangelizar en la calle. «Yo antes era sólo cristiana de domingo, pero salir a la calle despertó mi fe. Lo que hemos recibido hay que transmitirlo», explica Marine. Para ella, la clave está en que los misioneros «no parecemos locos ni desequilibrados, sino jóvenes normales y alegres, y la gente nos suele escuchar con respeto». Un Festival Anuncio típico consta de dos días de formación para los misioneros novatos («enseñamos a dar tu testimonio en 3 minutos, a hablar de la Cruz con quienes han vivido pruebas duras»), seguidos de una vigilia de oración, un envío formal por parte del obispo local y cinco días de evangelización callejera en lugares turísticos, «a veces son sitios donde la gente está de botellón». Cada día empieza con una misa y oración silenciosa personal.

En Francia les han apoyado, entre otros, el cardenal de Lyon, Philippe Barbarin, o el obispo de Toulon, Dominique Rey. En España visitarán este verano las playas de San Sebastián, invitados por el obispo José Ignacio Munilla, y ya han participado en actividades en Barcelona y Madrid. Marine colabora entusiasta como voluntaria en la JMJ, pero ve más animados a los jóvenes extranjeros que a los españoles. «Hay diócesis en España que acogerán a miles de extranjeros, pero que de sus ciudades casi nadie irá a la JMJ», teme Marine. Ella propone que los jóvenes evangelicen a los jóvenes: «Predicamos lo que los griegos llamaban el “kerygma”, el anuncio de que Cristo ha muerto por ti, pero ahora vive, quiere que seas feliz, te espera y puedes encontrarle con nosotros».

Quien quiera participar este verano en las misiones de Anuncio, prepararse para el 2011 o dedicar un año a ser evangelizador en Madrid puede informarse en el apartado en español de la web http://www.festival-anuncio.fr/epagnol/

La primera vez, en la playa
La primera vez que Marine salió a evangelizar fue en las playas de Saint-Tropez. «Nos acercamos a una pareja. Él nos dijo que tenían salud, dinero, una gran casa, un buen coche y no necesitaban a Dios. Sonó el móvil, y el hombre lo atendió. Entonces, la mujer nos contó que ella rezaba a escondidas desde el año pasado, sin decírselo a su marido; había pasado un cáncer y había “sentido algo” en una iglesia. “Enseñadme a hablar con Dios”, nos pidió. Y guardó nuestro folleto en su bolso».

Tomado de Religión en libertad.