jueves, 3 de febrero de 2011

De millonario, drogadicto y suicida, a sacerdote, tras experimentar la misericordia de Dios

Se trata de uno de los mejores predicadores que hay en la actualidad en los Estados Unidos. Tiene una historia peculiar y muy interesante. Antes de ser sacerdote, el padre John Corapi sirvió como "Boina Verde" (Green Beret) en las Fuerzas Especiales de su país.

Posteriormente llegó a ser un vendedor inmobiliario de éxito con yate, Ferrari y hasta casa a las orillas del mar.

Metido en ese papel de multimillonario sin complejos enseguida se aficionó a la cocaína y por causa de su adicción a las drogas, en poco tiempo, lo perdió prácticamente todo. Llegó a vivir sin nada durante meses deambulando por las calles de Los Angeles.

Un buen día decide volver a casa de su madre, una buena anciana católica italiana, y allí, mientras pensaba seriamente en la posibilidad de suicidarse, se produce su profunda conversión.

Después decide estudiar Teología en América y doctorarse en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra en España. En 1991 es ordenado sacerdote en Roma por Juan Pablo II a los 44 años de edad.

En la actualidad es miembro de la Sociedad de Nuestra Señora de la Santísima Trinidad. Predica en múltiples misiones, retiros, conferencias y medios de comunicación de todo el país.

Tomado de Religión en libertad