jueves, 24 de enero de 2013

La figura y el legado de San Francisco de Sales (24 enero)

Evangelio vivo, testigo de la misericordiosa y de la dulzura, doctor del Amor de Dios,
patrono de periodistas y escritores católicos, su fiesta litúrgica es el 24 de enero


Jesús de las Heras Muela


El día 24 de enero es la memoria litúrgica de San Francisco de Sales, el patrono de los periodistas y escritores católicos. Francisco de Sales, francés del siglo XVII, vivió en el corazón de la reforma protestante como obispo católico en la calvinista Ginebra.

Francisco de Sales fue un sabio y un santo. Vivió de 1567 a 1622. Había sido abogado, senador, sacerdote, obispo, fundador, escritor y periodista. Fue destacado autor de espiritualidad y de vida cristiana y fundador e inspirador de Congregaciones Religiosas. Es uno de los treinta y cinco doctores de la Iglesia.

Han pasado cerca de cuatrocientos años desde su muerte. Pero su figura sigue viva e interpeladora como lo ha sido a lo largo de los siglos. Valga como muestra de ello la gran irradiación de su carisma en institutos consagraciones religiosas y asociaciones laicales: los Oblatos de San Francisco de Sales, la Sociedad de Don Bosco o Salesianos, las Hijas de María Auxiliadora, la Fraternidad de la Visitación, los monasterios de la Visitación de Santa María o Salesas, la Congregación Betania del Sagrado Corazón, el Instituto Secular San Francisco de Sales


Escritor, predicador, comunicador

San Francisco de Sales escribió más de 30.000 cartas, con ágil y fresco estilo literario -hoy diríamos que periodístico-, en las que sobresalió como espléndido comunicador de valores cristianos y humanos. Asimismo introdujo la praxis de dirigirse a los fieles mediante unas hojas u octavillas -como precedente de los modernos medios de comunicación-, que se distribuían en los hogares. Predicaba también constantemente y así nos sabemos, por ejemplo, que en un mes predicó 180 sermones.

Destacó por su hondura intelectual, por su calidad humana, por su profundidad religiosa, por su celo pastoral, por su exigencia espiritual y ascética, por sus intuiciones y sentido práctico, realista y concreto. Es el santo del amor de Dios en las distintas circunstancias de la vida, de diálogo permanente y con todos, de la santificación a través de la vida cotidiana, de la sencillez, de la ternura, de la humildad, de la alegría, de la esperanza, de la paz interior.

Cercano y servidor de los demás

Dotado de grandes aptitudes comunicativas y dotes psicológicas para conocer y acompañar a las personas, sus escritos y sus predicaciones sobresalían por su adaptación a los fieles, por sencillez y profundidad, por su estilo literario y periodístico pulido, cuidado, hermoso, cercano, y por su excelente magisterio.

Fallecía a los 55 años de edad en 1662 y tres siglos después el Papa Pío XI lo declaró patrono de los periodistas. Su testimonio y ejemplo siguen siendo actuales. Es un santo moderno que nos recuerda la primacía del amor de Dios y la necesidad de transmitirlo desde la propia vida y a través de la sencillez, la alegría y la dulzura mediante todos los medios posibles a nuestro alcance. Entonces, con cartas, sermones y octavillas; ahora a través de los medios de comunicación social.

Cronología

1567: Nace el día 21 de agosto en el castillo de Thorens (Saboya). Sus padres son los señores de Boisy, Francisco de Nouvelles y Francisca de Sionnaz. Un día después, el 22 de agosto, es bautizado.
1573: Comienza hasta 1577 sus primeros estudios en los colegios de La Roche y Annecy.
1577: El día 17 de diciembre recibe la primera comunión y la confirmación.
1578: Comienza sus estudios de Humanidades y Teología en la Universidad de parís hasta el año 1588.
1588: Estudia en Padua Derecho civil, Derecho canónico y Teología. Se doctora en las dos primeras disciplinas.
1592: Recibe un título nobiliario y es nombrado senador.
1593: El día 18 de diciembre es ordenado sacerdote.
1594: Desarrolla su ministerio sacerdotal como misionero en El Chablais, región próxima a Ginebra, dominada por los Calvinistas. Permanece allí hasta 1597. Escribe “Meditaciones sobre la Iglesia”.
1599: Es nombrado obispo coadjutor de Ginebra con derecho a sucesión. Funda la “Santa Casa de Thon”, para la educación católica.
1600: Escribe “Defensa del estandarte de la Santa Cruz”.
1602: Viaja a París y el día 8 de diciembre de aquel mismo año es, por fin, ordenado obispo, una vez había fallecido monseñor Granier, obispo de Ginebra. Toma posesión de su diócesis, con residencia en Annecy.
1604: Predica la cuaresma en Dijon y conoce a la baronesa Juan Francisca Frémyot, viuda de Chantal.
1605: Visita por primera vez su diócesis de Ginebra, donde permanece tres años.
1606: Funda la Academia Florimontana para promover el estudios de las artes y de las ciencias.
1608: Publica “Introducción a la vida devota”, auténtico best-seller de la época, con más mil ediciones en diferentes idiomas.
1610: El día 6 de junio funda con Juana Franciscana de Chantal la Orden de la Visitación de Santa María. Trabaja en la formación de las religiosas. Escribe “Conversación Espirituales”.
1616: Publica “Tratado del Amor de Dios”.
1618: Tercer viaje a París. Conoce a San Vicente de Paúl.
1622: El día 28 de diciembre fallece en el monasterio de la Visitación de Lyon.

En la gloria

1661: El Papa Alejandro VII, quien había sido curado milagrosamente por intercesión de Francisco de Sales, firma el decreto de su beatificación.
1665: Este mismo Papa, Alejandro VII, lo proclama santo.
1877: El día 16 de noviembre es declarado doctor de la Iglesia por el Papa Pío IX.
1923: El Papa Pío XI lo proclama patrono de los periodistas y escritores católicos. Es también patrono de los sordomudos.
2003: El Papa Juan Pablo II extiende el patronazgo de San Francisco de Sales sobre todos los medios de comunicación.

Decálogo de pensamientos

1.- “Dichosos los corazones flexibles porque jamás se romperán”.
2.- “El amor lima la aspereza del trabajo o hace grata la aspereza”.
3.- “La dulzura y la humildad son las bases de la verdadera santidad”.
4.- “Si amáis a Dios, hablaréis con frecuencia con El”.
5.- “La oración es un coloquio íntimo y una conversación familiar entre Dios y el alma”.
6.- “Una mirada a Jesucristo nos reanima y nos alienta”.
7.- “En esta vida la paciencia ha de ser el pan de cada día”.
8.- “La cruz es la puerta real del templo de la santidad”.
9.- “Una sola comunión bien hecha puede hacernos santos”.
10.- “Toda la belleza del alma estriba en el amor que tiene a su prójimo”.

Así lo describió San Vicente de Paúl 

Francisco de Sales y Vicente de Paúl se conocieron en 1618. Incoado el proceso de canonización del primero, el segundo trazó del primero este retrato, hizo esta elocuente declaración: ”Tenía un deseo ardiente de ser un retrato del Hijo de Dios. Se ha conformado tan bien a este modelo que muchas me he preguntado con asombro como una simple criatura podía llegar a un grado de perfección tan elevado, dada la fragilidad humana… Su fervor brillaba tanto en sus discursos públicos como en las conversaciones familiares… Cuando repasaba sus palabras en mi interior me sentía impulsado a ver en él al hombre que mejor ha reproducido al Hijo de Dios cuando vivía en la tierra”.

Y la Iglesia, en la oración pública y oración para el día de su fiesta y memoria litúrgica, reza así: “Señor, Dios nuestro, tú que has querido que el santo obispo Francisco de Sales, se entregara a todos generosamente por la salvación de los hombres, concédenos a ejemplo suyo, manifestar la dulzura de tu amor en el servicio a nuestros hermanos”.

Fuente: Ecclesia digital