viernes, 24 de mayo de 2013

El Papa responde

(VIS).-Más de 120.000 personas llenaban la Plaza de San Pedro a la que el Papa llegó el sábado, día 18, a las 17,30 y donde, después de saludar a los peregrinos, comenzó la Vigilia de Pentecostés.
Después del saludo del arzobispo Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, ha tenido lugar la entronización de la imagen de María "Salus Populi Romani", llevada en procesión al centro de la Plaza. Después de una serie de lecturas, cantos y testimonios, el Papa Francisco ha respondido a cuatro preguntas planteadas por representantes de los movimientos.

Las publicamos a continuación, junto con un resumen de las respuestas del Santo Padre.

"¿Cómo ha alcanzado en su vida la certeza de la fe y que camino nos indica para vender la fragilidad de la fe?", ha sido la primera pregunta.
R.- "He tenido la gracia de crecer en una familia en que la fe se vivía de forma simple y concreta... El primer anuncio en casa, con la familia. Y esto me hace pensar en el amor de tantas madres y abuelas en la transmisión de la fe... No encontramos la fe en lo abstracto; no. Es siempre una persona que predica, que nos dice quien es Jesús, que nos transmite la fe y nos da el primer anuncio... Pero hay un día muy importante: el 21 de septiembre de 1953, Tenía casi 17 años. Era el Día del Estudiante... Antes de ir a la fiesta pasé por la parroquia y encontré un sacerdote que no conocía y sentí la necesidad de confesarme,, Después de la confesión sentí que algo había cambiado. Yo no era el mismo,,. Había sentido como una voz, una llamada; estaba convencido de que tenía ser sacerdote. Esta experiencia de la fe es importante, Decimos que tenemos que buscar a Dios, ir a pedirle perdón; pero cuando vamos ya nos está esperando. El llega antes... Y esto te deja estupefacto,,, y así va creciendo la fe. Con el encuentro con una persona, con el Señor... Respecto a la fragilidad; el enemigo más fuerte es el miedo...No tengáis miedo... Somos frágiles y lo sabemos... Pero El es más fuerte... Si vas con Él no hay problema. Un niño es fragilísimo pero si está con su padre y su madre está seguro... Con el Señor estamos seguros... La fe crece con el Señor, yendo de su mano".

La segunda pregunta ha sido sobre el reto de la evangelización y qué debían hacer los movimientos para poner en práctica la tarea a la que habían sido llamados.
R.- "Diré solo tres palabras... La primera es Jesús... Si vamos adelante con la organización, con otras cosas, incluso bellas, pero sin Jesús, no funcionamos...Jesús es lo más importante... La segunda palabra es la oración. Mirar el rostro de Dios pero sobre todo ... sentirse mirados... Y tercera el testimonio... La comunicación de la fe se puede efectuar solo con el testimonio y este es el amor. No con nuestras ideas, sino con el evangelio vivido en la existencia propia... No hablar tanto, sino hablar con toda la vida... la coherencia de vida... que es vivir el cristianismo como un encuentro con Jesús que me lleva a los demás y no como un hecho social... Socialmente somos así... somos cristianos, encerrados en nosotros.. ¡No , así, no! El testimonio es lo que cuenta.".

La tercera pregunta ha sido cómo vivir una Iglesia pobre y para los pobres.
R.- "Antes que nada, vivir el Evangelio es la primera aportación que podemos dar. La Iglesia no es un movimiento político, ni una estructura bien organizada; no es esto...La Iglesia es la sal de la tierra, es luz del mundo; está llamada a hacer presente en la sociedad la levadura del Reino de Dios y lo hace en primer lugar con su testimonio, el testimonio del amor fraterno, de la solidaridad... Cuando se oye decir que la solidaridad no es un valor, sino una "actitud primaria" que debe desaparecer,,,algo no funciona... Los momentos de crisis, como el actual, no consisten sólo en una crisis económica o cultural, Se trata de una crisis del ser humano,,.Lo que puede ser destruido es el ser humano... Pero el hombre es imagen de Dios... En estos momentos de crisis no podemos preocuparnos solo por nosotros mismos, encerrarnos en la soledad, en el desaliento... Por favor, no os encerréis.. Es un peligro; nos encerramos en la parroquia, con los amigos, en el movimiento, con los que piensan como nosotros.. Pero ¿sabéis que pasa? Cuando la Iglesia se encierra, enferma... La Iglesia debe salir de sí misma.. ¿Hacia dónde? Hacia las periferias existenciales, cualesquiera que sean, pero salir... La fe es un encuentro con Jesús y nosotros tenemos que hacer lo mismo que Jesús: encontrar a los demás... Tenemos que salir a su encuentro y crear con nuestra fe una "cultura del encuentro"... en la que podamos hablar también con los que no piensan como nosotros... incluso con los que tienen otra fe... Todos tienen algo en común con nosotros: son imágenes e hijos de Dios... Salir al encuentro sin negociar nuestra pertenencia. Y hay otro punto importante: con los pobres... Si salimos de nosotros mismos encontramos la pobreza.. Hoy pensar que tantos niños no tienen qué comer no es noticia y esto es grave... No podemos quedarnos tranquilos...No podemos ser cristianos almidonados, esos cristianos tan educados, que discuten de teología mientras toman el te, tranquilamente... ¡No! Tenemos que ser cristianos valientes e ir a buscar a aquellos que son la carne de Cristo... La pobreza, para nosotros, los cristianos, no es una categoría sociológica o filosófica o cultural; es una categoría teologal. Podría decir que es la primera categoría, porque ese Dios, el Hijo de Dios, se rebajó, se hizo pobre para recorrer con nosotros el camino. Esta es nuestra pobreza: la pobreza de la carne de Cristo, la pobreza que nos trajo el Hijo de Dios con su encarnación".

La última pregunta ha sido : "¿Cómo ayudar a nuestros hermanos si se puede hacer poco para cambiar su contexto político-social?".
R.- "Para anunciar el Evangelio son necesarias dos virtudes: el valor y la paciencia. Los cristianos que sufren están en la Iglesia de la paciencia. Sufren y hoy hay más mártires que en los primeros siglos de la Iglesia... Hay que precisar que muchos veces los conflictos no tienen un origen religioso; a menudo hay otras causas, de tipo social o político y, desgraciadamente, la pertenencia religiosa se utiliza como gasolina encima del fuego. Un cristiano debe saber responder al mal con el bien, aunque a menudo sea difícil. Intentemos conseguir que estos hermanos y hermanas nuestros sientan que estamos profundamente unidos a ellos... que sabemos que son cristianos "entrados en la paciencia". Cuando Jesús va al encuentro de la Pasión entra en la paciencia... Ellos experimentan el límite... entre la vida y la muerte. Y también para nosotros; esta experiencia tiene que llevarnos a promover la libertad religiosa para todos. Todo hombre y toda mujer deben ser libres en su propia confesión religiosa, cualquiera que ésta sea, ¿Por qué? Porque ese hombre y esa mujer son hijos de Dios".