jueves, 2 de mayo de 2013

La Religión en la futura LOMCE

(Antonio Salas, Aldebarán).- Cuando se acababa de imprimir el nº 18 de Aldebarán, el Ministerio de educación presentaba un nuevo borrador de Anteproyecto de LOMCE (5 de diciembre de 2012) en el cual sí se incluía la enseñanza de la Religión como asignatura específica con una alternativa curricular y evaluable en Educación Primaria (Valores Culturales y Sociales) y en Educación Secundaria (Valores Éticos).

En Bachillerato aparecía como una asignatura específica a elegir entre un conjunto de trece asignaturas. Todo ello en el cuerpo de la ley.

En la disposición adicional segunda aparecía, como siempre ha aparecido en las leyes socialistas y nunca se ha cumplido, lo siguiente: “La enseñanza de la Religión católica se ajustará a lo establecido en el Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales suscrito entre la Santa Sede y el Estado español. A tal fin, y de conformidad con lo que disponga dicho Acuerdo, se incluirá la religión católica como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos”.

Nos hubiera gustado que la integración curricular de la Religión hubiera sido la planteada en la LOCE, puesto que con ella a todos los alumnos se les ofrecía unos conocimientos, unas actitudes y unos procedimientos en torno al fenómeno religioso. Pero no ha sido así.

La fórmula elegida es la de la consideración de la asignatura (garantizada como derecho por la Constitución) como “específica” con una alternativa curricular en torno a los “Valores”. Desde luego ya es un paso importante frente a la consideración que se tenía de la asignatura de Religión desde 1990 con la LOGSE.

De nuevo vuelve a tener la consideración de asignatura curricular integrada en el sistema educativo, sin que los alumnos que la elijan voluntariamente se sientan discriminados por cursarla.

No nos gusta la fórmula que se ha empleado para introducirla en el Bachillerato, pues, desde nuestra modesta opinión, se vulnera con ello la consideración de “equiparable al resto de disciplinas fundamentales”, pasando a ser considerada optativa frente a una amplia relación de otras asignaturas. Confiemos que este aspecto se solucione a lo largo del trámite parlamentario.

Y puestos a desear, nos gustaría que a lo largo del mismo pudiera plantearse retomar la propuesta de la anterior ley del PP: un área de Religión con dos modalidades: cultural y confesional.

Damos gracias a Dios por el papa Francisco que desde el inicio de su pontificado con sus hechos y sus dichos nos está mostrando la Iglesia profética que guiada por el Espíritu nos ilumina para ser día a día mejores cristianos.