lunes, 24 de junio de 2013

Repercusión de la LOMCE en la clase de religión

La Plataforma Asturiana Religión en la Escuela quiere mostrar su preocupación por la repercusión negativa que finalmente puede tener la aplicación de la LOMCE si es aprobada en los términos actuales.

Así, reconociendo que la propuesta del Gobierno contiene elementos muy positivos, pero lejos de la sobredimensionada campaña mediática que le acusa de beneficiar a la Iglesia, lo cierto es que la Ley también contiene aspectos preocupantes:

1) Como ha confirmado el propio Ministro (escuchar audio adjunto) la asignatura deja de ser de oferta obligatoria en el Bachillerato, contraviniendo los Acuerdos Iglesia-Estado y suponiendo en la práctica la desaparición de la misma en la Escuela Pública. Especialmente inquietantes son los argumentos que avalan esta decisión y que cabe sospechar también aplicables ya ahora en la etapa de Educación Infantil, o incluso en el futuro a cualquier otra etapa.

2) El Estado dejará de fijar el horario mínimo para la asignatura de Religión, pues a partir de ahora esta función sólo se reservará para las asignaturas troncales. Serán las comunidades autónomas y los centros los que fijarán la asignación horaria de las asignaturas específicas, entre ellas la Religión. Cabe suponer que en muchos centros la asignatura quedará siempre relegada al mínimo de una hora lectiva semanal, lo que suma al menos una pérdida de tres horas lectivas en la etapa de Primaria y de una hora lectiva en Secundaria.

3) Es bastante obvio, por su desmesura, que la contestación mediática y política a la propuesta que la LOMCE hace de la Religión, atiende a otros intereses; pero no es menos cierto que la cuestión de la computabilidad de su nota a la hora de obtener la nota media (para becas, etc ), se configura como un elemento especialmente sensible y rechazado. Es precisa una clarificación que sea sólida en cuanto a la evaluabilidad de la asignatura, pero quizás abierta y flexible en cuanto a la computabilidad.

Con todo, si bien se ha avanzado a la hora de plantear con normalidad la inserción escolar de la materia de Religión, su desarrollo práctico puede suponer una significativa pérdida de su presencia por el recorte horario que se posibilita: 6 horas menos a la semana en Educación Infantil y Primaria, y 3 horas menos en Secundaria y Bachillerato.

Así pues, nos dirigimos a todas las personas, organismos e instituciones que defienden la Enseñanza Religiosa Escolar, para que realicen todos los esfuerzos necesarios con el fin de lograr una enmienda de la LOMCE en el proceso parlamentario, que impida un posible y grave deterioro de su presencia (ver archivo adjunto con posibles vías de enmienda)

ADJUNTOS: