viernes, 6 de marzo de 2015

Puntualizaciones de la Delegación de Enseñanza de Girona sobre el nuevo currículo de religión católica

Ante los comentarios aparecidos en los medios de comunicación en los últimos días respecto al nuevo currículo de religión y moral católica, la Delegación Episcopal de Enseñanza de la Diócesis de Girona, hace estas puntualizaciones :

1. El marco legal de la materia de religión y moral católica no ha sufrido ningún cambio sustancial. Lo que se ha cambiado es el currículo, ajustándolo a la estructura de la LOMCE .

2. Comparando el nuevo currículo de religión de la LOMCE con el currículo de religión de la LOE, este el de la LOMCE , es más corto , hay menos contenidos y están estructurados como en las otras materias de la LOMCE .

3. Se han quitado algunos contenidos más catequéticos , aunque todavía hay restan algunos de práctica religiosa.

4. Se trata de un currículum único para todo el estado. Las adaptaciones a la realidad social de nuestro país deberán hacerlo , como ya hacían en el currículo de religión LOE , los docentes de religión en las aulas.

5. Sobre el tema del "hacer rezar en las aulas " que ha salido en los medios de comunicación : No se puede deducir que para hacer memorizar y recoger unas oraciones, esto sea rezar. Si algún docente de religión hace rezar a las aulas en los centros públicos, no hace lo que debe hacer.

6. Sobre el tema del "adoctrinamiento". No se adoctrina desde un texto curricular. Se podría adoctrinar a partir del trabajo que se hace en las aulas. Si algún docente de religión aprovecha el currículo de religión para adoctrinar a sus alumnos, no hace lo que tiene que hacer.

7. Tenemos plena confianza en los docentes de religión. Sabrán interpretar y contextualizar este currículo a sus realidades y necesidades de los propios alumnos. Podemos afirmar que tienen una formación inicial y permanente que les capacita en gran medida para la tarea que deben desarrollar. Estos docentes son los que, a su criterio, sabrán adaptar los contenidos a sus alumnos y en nuestro país.

8. Pensamos que, para contextualizar el currículo, faltan contenidos de conocimiento de otras religiones, aunque a 4º de ESO hay un tema dedicado. Estos contenidos son necesarios e importantes de cara a la convivencia y que todos los alumnos se les deberían impartir. Nuestros docentes de religión están preparados para darles con garantía de respeto y profundidad de conocimientos.

9. En el currículo actual hay contenidos difíciles de explicar en unas edades concretas. Estos contenidos exigen al docente de religión una reflexión y posterior re-programación a los niveles que los alumnos puedan asimilar.

10. Los contenidos de práctica religiosa no se han de impartir en las clases de religión.

11. La religión en la escuela está en el nivel de los conocimientos culturales, no de la práctica de la fe. Este es el marco donde hay que programarlos y impartirlos. Por ejemplo: son aquellos conocimientos de historia sagrada que nos ayudan a entender una pintura cuando entramos en un museo, o aquellos conocimientos de historia y cultura que nos ayudan a entender nuestra sociedad, nuestras raíces, y los que nos hacen convivir con paz con otras tradiciones religiosas. Que buscan una educación integral de nuestros alumnos.

12. No se puede mezclar el debate de la conveniencia o no de una religión confesional en la escuela pública con el currículo de religión. Este es un debate que hay que trasladarlo donde corresponda. La alternativa a la religión ayudará a que esta sea realmente de oferta obligatoria por parte de los centros y optativa por parte de los alumnos.

13. Las enseñanzas de la religión se justifican por la dimensión religiosa que tiene toda persona humana y por la tradición judeocristiana católica que ha configurado nuestra sociedad.

14. Reiterar el apoyo a los docentes de religión y animarles a hacer las clases de religión según su conciencia, en bien de sus alumnos, tal como vienen haciendo desde hace muchos años, con sencillez, humildad y estima por parte de la alumnado y las familias que han elegido la asignatura.

La Delegación Episcopal de Enseñanza del Obispado de Girona